Logo MConejero
Title Image

Evacuación de humos y control de temperatura

Home  /  Protección activa contra incendios  /  Evacuación de humos y control de temperatura

Evacuación de humos y control de temperatura

Los sistemas de control de temperatura y evacuación de humos (SCTEH) son medios de protección frente al riesgo de incendio regulados en la normativa específica que es de aplicación en edificios y establecimientos industriales. El humo, por su gran movilidad y su elevada temperatura, favorece la propagación del incendio, pone en peligro la estabilidad estructural y representa un riesgo de atrapamiento y daño para las personas al inundar las vías de evacuación.

Los sistemas de control de temperatura y evacuación de humos o SCTEH son de vital importancia a la hora de limitar la propagación del fuego. Además, facilitan la evacuación y favorecen la intervención de los profesionales. La importancia de los SCTEH radica en que los incendios dan lugar a humos opacos a temperaturas muy altas que ascienden hasta la parte superior de los edificios y locales, lo que favorece la expansión del incendio en el nivel superior, y así sucesivamente. Así, los SCTEH ayudan no solo a salvar vidas, sino también a proteger las propiedades.

Los sistemas control de temperatura y evacuación de humos son considerados medios de protección frente al riesgo de incendio y, como tales, están regulados en la normativa específica aplicables a edificios y establecimientos industriales.

El humo como factor de riesgo en un incendio

El humo y los gases calientes que se generan durante un incendio supone un importante factor de riesgo para los trabajadores y personas presentes en el edificio ya que, además, de favorecer la propagación del incendio debido a su gran movilidad y elevada temperatura, invaden las vías de evacuación y salidas, lo supone un alto riesgo de atrapamiento para las personas.

Los humos también afectan a los elementos estructurales al someterlos a elevadas temperaturas, comprometiendo la estabilidad estructural del edificio. En este sentido no solo hay que temer por las estructuras afectadas directamente por las altas temperaturas, ya que el resto pueden sufrir un deterioro importante por el olor y la corrosión de los humos y gases de combustión.

Pero esto no es todo. Los humos también complican que los trabajos extinción y control del incendio debido a que dificultan la aproximación al mismo, lo que aumenta el riesgo de daños personales y materiales.

Un sistema de control de humos adecuado a un edificio permitirá alcanzar uno o más de los siguientes objetivos:

  • Mantener las vías de acceso y evacuación libres de humos.
  • Facilitar las operaciones de lucha contra el incendio al generarse una capa libre de humos.
  • Controlar la potencia térmica de los humos, reducien­do el riesgo de la combustión súbita generalizada o flashover.
  • Reducir el efecto térmico sobre los elementos de la estructura portante.
  • Proteger los equipamientos y los mobiliarios, enseres y accesorios.
  • Reducir los daños causados por los gases calientes y por la descomposición térmica de los productos.

Existen diversos tipos de sistemas de control de calor y humos

  • Sistemas de ventilación para evacuación de humos y calor
  • Sistemas de control de humos y calor por presión diferencial
  • Sistemas de control de humos y calor por ventilación horizontal
  • Sistemas de ventilación para extracción de humos

Normas de aplicación

UNE 23584:2008

UNE 23585:2004

UNE-EN 12101-1-2007/A1:2007.

UNE-EN 12101-2:2004.

UNE-EN 12101-3:2002

UNE-EN 12101-6:2006.

UNE-EN 12101-10:2007.

SOLICITA PRESUPUESTO >

.

Rellena nuestro formulario o si lo prefieres, te llamamos por teléfono